miércoles, 11 de febrero de 2009

Tarde o temprano: Plática con Carlos Cuarón

En Talento Tec aparece publicada una nota mia sobre una plática que dio Carlos Cuarón. Pueden checarla aquí.

El señor es -digamos- algo chistoso y se expresa muy divertidamente. Por eso, además de una nota informativa simple, decidí escribir otro texto un poco más divertido.

Se los comparto en exclusiva, ¡Para que vean que tengo buenas intenciones de revivir este blog!

Por cierto, la foto es de Valerie Ferrusquía para Talento Tec.


Tarde o temprano:

Plática con Carlos Cuarón

Por Jorge Tirzo

Carlos Cuarón tenía una novia “de manita sudada”. Ella se llamaba literatura. Solían sentarse en el sillón, tomarse de la mano y quererse. Él era un joven de 18 años. Ella tenía todos los años del mundo. Carlos se había inscrito en la carrera de Letras Inglesas en la UNAM para conquistarla. Se imaginaba el futuro entre intelectuales y embajadores. Sería como Carlos Fuentes o Gabriel García Márquez. “Todo muy flemático y realmente aburrido”. Un día su vida cambió. Su hermano Alfonso tenía una relación pasional con una prostituta. Ella se llamaba “Cine”. Alfonso quería ser director para conquistarla.

“De repente llegó el guarro de mi hermano y me presentó a esta prosti llamada “Cine”. El problema es que esta prosti da unos blowjobs geniales. Y como soy bien facilote, pues me ganó y dejé a mi pobrecita novia-de-mano-sudada un poco abandonada. Es metafórico, pero es totalmente cierto”.

En el mundo real, Carlos dice que ese proceso fue más sencillo. Una tarde su hermano decidió ser director de cine. Para lograrlo necesitaba historias. Tarde o temprano necesitaría un guionista. Por eso Alfonso pronunció la frase más determinante de sus vidas:

-¡Qué onda, güey! ¿Dices que quieres escribir, no?

-Pues sí…

-¡Órale, ayúdame!

Desde entonces han trabajado juntos. Sin esa frase, probablemente el cine mexicano sería distinto.

Cover of Cover of Y Tu Mama Tambien

Hicieron juntos Y tu mamá también y Sólo con tu pareja. Carlos escribió los guiones y Alfonso los dirigió. Pero el año pasado la vida dio otra vuelta. Con amigos como González Iñárritu o Guillermo del Toro, tarde o temprano terminaría dirigiendo. El escritor (convertido en guionista) ahora estaba sentado en la silla del director. El resultado final se llamó Rudo y cursi.

“Ambas labores y oficios los disfruto muchísimo. Pero como cualquier profesión, también se sufren. Hay días muy frustrantes que te quieres morir y ni modo”

A veces, mientras hacía la película, Carlos Cuarón se sentía solo. No lo acompañaba el alma, como cuando escribía. Era “la soledad de estar acompañado”. Según él mismo, los momentos “más pinches” de toda su vida, le han tocado dirigiendo.

Pero en un solo día Rudo y cursi fue vista por cien mil personas. En un solo día recaudó 400 mil dólares. Algo había pasado para que esa prostituta llamada “Cine” lo tratara tan bien. Tal vez por eso ahora recuerda sus épocas de manita sudada. “Con mi noviecita por supuesto, regresaré tarde o temprano”

Reblog this post [with Zemanta]

2 Comentarios:

lauyan dijo...

ay sí ay sí, soy Tirzo y me creo bien novopreiodista!

Jajaja, hubieras publicado esta nota en vez de la de Talento Tec, ésta me describe mucho mejor al personaje, los sucesos, el contexto, la historia y resalta las frases importantes... nada de relleno!

rebelectrik girl dijo...

Me encanta. No me canso de repetir que eres mi escritor favorito (joven, de esta generación... Ya sabes)